Un año de descubrimiento y experiencias vitales: Revista LaVidaEnRosa

Este mes de abril se cumple un año desde que decidí abrir esta ventana y empecé a construir un espacio a partir de mi experiencia con el cáncer, para escribir, abrir debate y proporcionar recursos útiles en beneficio de la calidad de vida y la empleabilidad de la población activa que pasa por un cáncer, porque cada vez hay más personas jóvenes curadas o personas que no se curan pero con la posibilidad de controlar la enfermedad.

En este año, yo me he tenido que adaptar al ritmo del día a día que desde luego en Madrid es rápido y a mantener un equilibrio de fuerzas y energías para compaginar mi vida laboral y familiar, mis nuevos proyectos y mis rutinas de auto cuidado tras el cáncer con respecto al ejercicio, la alimentación, tiempos de descanso y relajación, que desde luego quiero mantener y son parte de mi “to do list” en mi nueva vida.

No es broma, pero aunque maneje la agenda del outlook, tengo varias agendas de distintos colores para organizarme por “bloques temáticos”: la agenda relacionada con mi salud, mi trabajo de docente, otros proyectos profesionales, mis publicaciones y acciones en redes, temas domésticos, obligaciones de madre, temas administrativos y un etc.

Estoy segura de que muchas personas se sentirán identificadas con esta sensación de hacer malabarismos para llevar más o menos todo al día, sufriendo lo menos posible.

Los que tenemos además que cumplir cada cierto tiempo con un protocolo médico de controles, nos encontramos a demás con el “no me queda otra” que dedicar tiempo a cerrar las citas, que con esta situación pandémica se hace todavía más arduo, pedir las autorizaciones correspondientes y sobre todo no saltarte ni uno de esos controles y consultas.

No he faltado a la cita de publicar cada mes en este blog desde el pasado mes de junio 2020, esta es la número 11 ya, a ver si consigo que cada vez me leáis mas gente.

Esta etapa 2020-2021 además de vivir el final de mi proceso de recuperación, la definiría como una etapa de inflexión y renacimiento con un poco de “locura de la buena”, por lo que tiene explorar en mundo nuevo y de color rosa, ya no tanto como paciente sino como superviviente reciente.

Y porque entras en contacto con otras personas, sobre todo mujeres que viajaron por la negrura del cáncer y que volvieron después a desplegar sus alas mas fuertes si cabe”, u otras mujeres que sin haber pasado por la enfermedad, están relacionadas profesionalmente con el mundo de la salud, el cuidado personal desde varias especialidades, a las que por cierto tengo pendiente invitar a que participen en este espacio.

Soy como mi padre y mi madre, mi madre es más cabezota que mi padre, que por desgracia falleció el año pasado en plena pandemia. De ambos he heredado y aprendido, porque aprendemos por imitación, a crear escenarios nuevos y emprender e impulsar proyectos, creando lazos de confianza con otra personas, sin miedo a exponernos, y sin acomodarnos a las circunstancias con esfuerzo e ilusión. Lo voy a decir, estoy muy orgullosa de los dos progenitores que me dieron la vida, mucho, y eso es todo un legado que también lo será para mi hijo.

Voy con una las aventuras de este año 2020, que ahora al ver el resultado me alegro haber dicho que SI, a contar mi historia y abordar el tema de cáncer y trabajo en LaVidaEnRosa, una revista gratuita, relacionada con el cáncer en la mujer, que abarca muchas temáticas de actualidad distintas, no sólo centradas en el cáncer y variados testimonios, tanto de pacientes como de especialistas, con una estética muy cuidada y propia de las revistas de estilo, moda, y belleza femenina, de hecho también se tocan estos temas.

Esta revista sale dos veces al año, en primavera y en otoño, tanto en formato digital como en papel, y en este caso, se distribuye a los hospitales Asociaciones y Centros de Oncoestética de toda España.

Ya está en redes el formato Digital y aprovecho esta publicación para compartir mi Entrevista y celebrar que se cumple un año desde que empecé esta andadura.

Abajo del todo os dejo el enlace PDF de la Revista completa.

Mi entrevista la podéis leer en la página la 135 hasta la página 137, contenido final para el que se produjeron tres intensas conversaciones telefónicas durante el de enero y febrero, con uno de los periodistas colaboradores.

Salvo un pequeño detalle informativo sobre quien me dio la dura noticia, (no fue mi oncólogo, sino un ginecólogo experto en diagnostico por imagen de mama), me siento muy identificada con el contenido escrito y satisfecha con el resultado final.

Gracias a la Directora de la revista y su equipo, por darme voz.

Espero de verdad que pueda inspirar a otras mujeres y que las condiciones personales y laborales de muchos pacientes y sobrevivientes cada vez sean mejores.

Cualquier comentario, duda o información que queráis compartir conmigo soy toda oídos. Mil gracias si compartís.

Mis mejores deseos para esta primavera 2021.

Entradas relacionadas

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

Empezando de nuevo… y en la nueva realidad Covid 19.

Método Pilates: durante y después del cáncer de mama

Método Pilates: durante y después del cáncer de mama

Para todas las mujeres operadas por cáncer de mama, rehabilitación y cuidados

Para todas las mujeres operadas por cáncer de mama, rehabilitación y cuidados

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.