Se acaba el año 2021, desapegarse para abrazar lo nuevo

Se acaba el año 2021, desapegarse para abrazar lo nuevo

Hacía tiempo que no escribía por aquí, porque la nueva versión de la web me ha tenido ocupada y algunas tantas otras cosas más.

Estamos acabando el 2021, un nuevo año de pandemia, la cual no parece que vaya a desaparecer de nuestras vidas en un tiempo…

Pensaba estos días, en el desapego, lo que nos aferramos a las cosas, a los acontecimientos y a las personas. Vengo pensando en el desapego desde hace semanas que estoy en operación limpieza y orden de armarios en mi casa, atónita de lo que una llega a guardar con los años y me entró una necesidad de dejar mucho más espacio, y dejar de dar oportunidades a prendas por ejemplo año tras año que se quedan al final en la percha.

Pasa como a las personas, que tendemos a no dejarlas ir cuando ya no compartes momentos importantes, intimidad, problemas o risas. Pasa con los trabajos que cuando haces cambios, nos cuesta cerrar página y no acabamos de dejar espacio sobre todo mental y emocional para lo nuevo.

Por darle un poco de humor cuando hablamos de desapego, es cierto que parece que fuera como “ni fu ni fa”, “ni siento ni padezco”, “me da todo un poco igual”, claro y en el fondo es eso pero con el sentido profundo de la palabra.

Ser capaz de vivir disfrutando de todo lo que tienes alrededor y aprendiendo de ello pero sin atarte o encadenarte demasiado con eso que tienes en tu vida. Habrá momentos que este ejercicio del desapego sea más necesario para ti que otros, o depende también como seas tú, de las que te apegas mucho, o no.

Por eso, ahora que viene el año nuevo, es un buen momento para hacer balance y para que no vuelvas a viejos sitios que te hagan perder la energía, abrir ventanas para que te lleguen nuevas personas, opciones, oportunidades, momentos, situaciones por descubrir.

Yo lo estoy haciendo, abriendo nuevas ventanas, es cierto que a veces dudo, y te obliga a salir de tu zona de confort pero siempre merecerá la pena. Y así es la vida, pico y pala, pico y pala.

Una de las ventanas que estoy “medio abriendo” es la creación y edición de un libro,  proyecto en fase de exploración que espero pueda dar la luz en el 2022.

En fin que tengo mucho por hacer en mis próxima década de los 50, y sólo espero que Dios me de salud para poder seguir dando guerra.

Os deseo una muy Feliz Navidad, mucha precaución y que vuestros deseos para el año nuevo se hagan realidad.

 

 

Entradas relacionadas

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

AUTO CONOCIMIENTO Y ENTORNO EXTERNO

Como no separarte de tus metas y priorizar lo Importante y Urgente.

Hábitos de Felicidad

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.