Empleabilidad tras el cáncer

Según el Informe sobre el cáncer en España” elaborado por el Grupo Español de Pacientes con Cáncer, GEPAC, presentado el pasado junio de 2019, la inserción laboral tras el cáncer, es una de las dificultades que llegan después de la enfermedad.

Un 70 % de los pacientes del estudio, se siente incomprendido por parte de las empresas a la hora de reincorporarse a sus puestos de trabajo. 

Así de entrada… ¿no es un porcentaje muy alto?.

Según datos oficiales de la Asociación Española contra el Cáncer, un 34% de mujeres pacientes de cáncer de mama, con trabajo antes de la enfermedad, pierden o dejan su trabajo después del cáncer, precisamente en un tipo de cáncer en el que la edad de las pacientes está decreciendo con los años y las tasas de supervivencia y remisión definitiva de la enfermedad son muy altas respecto a otros tipos de cáncer.

¿ No es también algo alto?. Eso si, no siempre tiene porqué ser negativo perder o dejar un trabajo tras el cáncer. En este porcentaje habrá mujeres que han buscado ese cambio, aunque no siempre es sencillo un cambio de rumbo, o la situación de desempleo se pueda alargar.

Expongo a continuación una lista de posibles causas por las que las personas, pueden perder el trabajo o lo dejan tras haber pasado por un cáncer.

Si te sientes identificado/a con alguna de ellas, o con varias a la vez, mándame un correo o deja un comentario si quieres.

Igualmente si en tu caso, fue alguna causa o causas que no están dentro de estas posibilidades, puedes compartirlo si tú quieres.

Causas de pérdida o abandono de un puesto de trabajo.

PERDIDA DEL PUESTO DE TRABAJO:

Despido del trabajador/a:

  • Optimización del puesto de trabajo, por motivos económicos y organizativos.
  • Motivos de desempeño tras la vuelta al trabajo.
  • Deseo de la empresa de reemplazo por la persona que ha estado en interinidad en el puesto en el caso de bajas de larga duración.
  • Falta de flexibilidad, iniciativa o no acuerdo a la hora de plantear opciones como la reducción de jornada, el tele trabajo, etc., que puedan favorecer seguir en el mismo puesto de trabajo con cierto margen para continuar con tratamientos preventivos, controles o sobrellevar secuelas sin que afecten significativamente al rendimiento.
  • Falta de opciones de movilidad dentro de la empresa si la persona está abierta a cambiar de puesto.

Hago un inciso con respecto al Tele Trabajo porque antes de la llegada del COVID19 era impensable que el tele trabajo sea ahora la nueva realidad de muchas personas.

En poco tiempo, el tele trabajo ha pasado de ser una alternativa para la que existían muchas barreras, y especialmente en España, a una alternativa no solo inevitable por la situación de Pandemia, sino que se esta demostrando que es otra forma de trabajar con muchas ventajas tanto para el empleado como para la empresa.

Ya no debería haber tantas excusas para plantearlo como forma flexible de relación laboral en el caso de personas con ciertas dificultades de desplazamiento, rendimiento intensivo fuera de casa, etc., en según que profesiones y actividades laborales.

Estoy convencida de que el Tele Trabajo, contribuirá a mejorar el dato del 70% de insatisfacción de los pacientes con el aspecto laboral, que mencionaba al comienzo según el Grupo Español de Pacientes de Cáncer.

ABANDONO DEL PUESTO DE TRABAJO:

  • Falta de conocimientos suficientes del marco laboral y de seguridad social, derechos laborales y sociales en general en la población activa.
  • Tratamientos preventivos, controles, secuelas que afecten al rendimiento y a la calidad de visa que provocan que el trabajador opte por un cambio de vida laboral.
  • Situaciones de limitación física o psíquica tras la enfermedad que le impidan volver al mismo puesto de trabajo, (incapacidad laboral total) o le impidan volver a trabajar (incapacidad laboral absoluta).
  • Miedos, inseguridades, dudas u otras razones que le impidan adaptarse de nuevo al puesto al que se vuelve y prefiere negociar con la empresa su salida.
  • Nuevas motivaciones, intereses, circunstancias o planes que le lleven a renunciar a su puesto.
    • Por mi vivencia personal con el cáncer, cada experiencia es única pero estoy segura que la mayoría tenemos la convicción de que hay “un antes y un después” en nuestro ser más profundo, y eso puede puede quizás llevarnos a nuevos rumbos.

Iré tratando en próximas publicaciones las distintas fortalezas personales que un superviviente de cáncer o un paciente crónico con vida activa, desarrollan con motivo de esta enfermedad y sus consecuencias.

Si estas en un momento de duda, perdido/a, desorientado/a, o con dificultades de adaptación que está condicionando tu rendimiento, tu capacidad de organización, tu confianza, o autoestima, piensa en reforzar tus propias habilidades personales cómo la gestión del tiempo, comunicación, liderazgo, o gestión emocional, tan importes para afrontar la vuelta al trabajo, la adaptación a posibles cambios o nuevos retos en la empresa, buscar trabajo o incluso emprender.

También en próximas publicaciones, iré dando algunos TIPS, para mejorar en estas competencias.

Se acerca el mes de diciembre, así que puedes ponértelo como objetivos año 2021, y mientras tanto a disfrutar de estas navidades, eso si, pasando más tiempo en casa y con distancia social.

!Este año no hay excusa para poner el árbol!

Entradas relacionadas

5 Competencias TOP tras el cáncer

AUTO CONOCIMIENTO Y ENTORNO EXTERNO

Como no separarte de tus metas y priorizar lo Importante y Urgente.

Hábitos de Felicidad

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.