Aquí y ahora

Aquí y ahora

3 de Junio, día mundial del Superviviente de cáncer.

Cuando me puse a escribir mi primer testimonio de vida para empezar a publicar en las redes sociales, todavía no había llegado el COVID19 a España, y cuando lo terminé de escribir, los colegios cerraban sus puertas en la Comunidad de Madrid. La verdad es que me quedé unos días desconcertada pensando en cómo me iba a afectar la pandemia, sin terminar mi tratamiento preventivo tras el cáncer, y que los retos y las circunstancias complejas se iban sumando tipo “bucle”, de ahí el dibujo bucle en una de las páginas de la web blog que hoy inaguro en redes sociales, y que os invito a visitar.

Además pensé, ¿tiene sentido hablar de cáncer, trabajo y vida, en plena pandemia con los datos de contagios y muertes que nos iban llegando cada día?  La respuesta llegó fácilmente, el cáncer y sus consecuencias no van a desaparecer por el COVID19, todo lo contrario, hay que estar todavía más atentos, es un riesgo y un motivo de preocupación más para los pacientes, tanto los curados en tratamientos preventivos como yo, como los que están en plena batalla, o incluso los curados que siguen con controles y un seguimiento regular. 

Por otra parte, el COVID19, ha puesto encima de la mesa, muchos temas sobre los que iré tratando más adelante en publicaciones siguientes y la población en general al menos de momento, es mucho más consciente de que de un día para otro, tu vida y tu salud puede correr mucho peligro, que somos vulnerables, y que para mantenernos a salvo, hay que cambiar comportamientos, rutinas, actuar de forma responsable, confinarnos, gestionar la soledad no deseada, etc., aspectos que hemos experimentado los que venimos de un cáncer y de vivir sus consecuencias no deseadas físicas y/o emocionales.

Ahora más que nunca, la Salud y la Empleabilidad, cobra una gran importancia social, en un contexto económico laboral que está sufriendo las consecuencias negativas del COVID19.

Lo último que pensé fue, el 3 de junio se celebra el Día Mundial del  Superviviente de Cáncer, promovido por la Asociación Española de pacientes de Cáncer GEPAC desde el año 2012, con el objetivo de reivindicar la realidad y necesidades de los españoles/as que han superado un proceso oncológico. Y entonces, decidí que esa sería la fecha de inauguración de mi espacio www.cancerworkandlife.com en redes sociales.

En este bucle en el que me encuentro, justo cuando tenía cerrada la edición de la página “Sobre Mi”,  mi padre al que menciono en esta página y que estaba enfermo de Alzheimer, falleció. No ha muerto de COVID19, pero su cuerpo desagraciadamente, ha dejado de luchar después de casi tres meses sin poder ir a visitarle en la residencia en la que estaba. 

Se fue el  24 de mayo, día de mi Santo, siempre fue muy detallista, y justo antes de abrir esta ventana al mundo, decisión meditada y muy personal. Por eso, “Este proyecto te lo dedico a ti, Papá, tú que nunca fuiste consciente de mi enfermedad y me decías que estaba muy guapa con los pañuelos que me ponía en la cabeza, sin saber la cruz que yo llevaba encima.  Tengo mucho de ti, con tus errores y aciertos, pero me quedo con tu humanidad y autenticidad, no pudimos despedirnos, pero te digo ahora que es un orgullo ser tu hija.

En el día del Superviviente de Cáncer, mi lema es Aquí y ahora

Afrontar y luchar contra el cáncer es una experiencia traumática, e indeseable pero he podido comprobar que el ser humano tiene una capacidad innata de luchar por sobrevivir y adaptarse a circunstancias hostiles, y tanto el cuerpo como la mente tiene más recursos de lo que pensamos para seguir adelante, mantenernos a flote y disfrutar de los momentos buenos a pesar de todo.

No es un tópico, es cierto, hay un “antes y un después”, no sólo cuando se está en plena lucha, sino cuando pasado el tiempo de superación de la fase más crítica, comienzas poco a poco a recuperar y normalizar la rutina diaria. En esta fase, eres mucho más consciente de la trascendencia de lo que te ha ocurrido, que ya no hay vuelta atrás, aceptas tu nueva realidad y empiezas a saborear mucho más cada momento de tu presente, presente que se vuelve más vivo, más obvio, más real que nunca.

Algunos pensamientos y valores han cambiado, no te transformas en otra persona, sigo siendo la misma, pero mi enfoque mental y mi manera de estar en el presente no es del todo igual que antes. Soy más consciente de que debo exigirme menos, cuidarme más,  y enfocarme  en “el aquí y ahora”, apreciando y valorando más los detalles cotidianos que antes quizás no les prestaba la atención suficiente. Tengo una visión práctica de la vida, y así he afrontado este año y cuatro meses de experiencia.

Merece la pena profundizar sobre cómo vivir el presente de forma más consciente y plena. Estoy segura que hay muchas personas que si se paran un momento a pensarlo,  estarán de acuerdo  y más desde la Pandemia,  que todo va a una gran velocidad, en el día a día, preocupados de la “lista de cosas pendientes”, o volviendo y revisando nuestro pasado de forma recurrente, sin aceptarlo del todo,  y/o proyectándonos en un futuro incierto, muchas veces sufriendo por adelantado o  por algo que puede que nunca ocurra. 

Las supervivientes de cáncer de mama sin metástasis en órganos, cómo fue mi caso, tenemos afortunadamente pronósticos a futuro bastante positivos y los avances en investigación van muy rápido con buenos resultados, pero el miedo está ahí, y tenemos que aprender a manejarlo.

Hay muchos aspectos que no podemos controlar, y tenemos que aceptarlos, considero que es muy sano admitir que se tiene miedo, el miedo es una emoción básica natural, que nos mantiene alerta, pero que puede ser nociva si no sabemos controlarlo, o nos acaba dominando de forma recurrente, provocando todavía más sufrimiento.  En mi caso, que siempre he sido “aprensiva para las enfermedades” (qué ironía… aunque  después de todo esto… creo que ya no tanto), me he focalizado en todo aquello que depende de mí,  disfrutar de los momentos buenos, profundizar en el Mindfulness, empezar a practicar técnicas mentales de atención plena en el presente, cultivar mi espiritualidad, dedicar tiempo de calidad a actividades domésticas, realizar ejercicio físico y estiramientos, además de alimentarme del amor hacia mi hijo, y seguir en contacto con mi familia y amigos. 

Para gran parte de mi generación, los que nacimos en los 70, y hemos tenido la oportunidad o voluntad de formarnos, las obligaciones  profesionales han sido durante años, el centro de nuestras vidas,  han acaparado gran parte de nuestro tiempo, y nos hemos acostumbrado a esta inercia productiva y exigente, muchas veces en detrimento de nuestra paz interior, y estabilidad emocional. 

Por mi sentido práctico, hace tiempo que me di cuenta que la calidad de vida y la flexibilidad son muy importantes para mí,  y todavía más tras mi enfermedad.  Muchos de esta generación, ya estamos apreciando más otros estilos de vida, en los que la carrera profesional, sea compatible con la conciliación, tiempo de ocio, vida saludable etc.  En mi caso, siempre he querido preservar y crecer en mi espacio profesional, no sólo para ganar dinero y poder mantener un buen nivel de vida, sino por Auto Realización (Pirámide de Maslow),  aprender, conseguir metas y objetivos, además de sentirme productiva.  Esto es parte de mi esencia y seguirá siendo, pero hay precios que ya no estoy dispuesta a pagar.

La brutal bofetada del cáncer y todo lo horrible que viene después,  cambia tu perspectiva y algunas prioridades. Descubres que hay vida más allá de la agenda llena, hay vida más allá de nuestras creencias limitantes, y auto exigencias, hay vida más allá de lo que hemos aprendido y nos hemos acostumbrado a hacer y necesitar.  

Llevo tres meses exigiéndome plazos para avanzar en esta aventura en la red, y apretando el acelerador, con la participación de algunas personas estupendas a las que agradezco desde aquí su ayuda. No quiero apresurarme, soy consciente de ello, pero mientras acabo las dosis  preventivas, nada más y nada menos que 14 en total, estando confinada, y sólo con un hijo,  tampoco tenía excusa, y he aprovechado para escribir, documentarme, etc. El colegio en casa con un niño pequeño también es otra circunstancia añadida y nueva, que me ha obligado a respirar profundamente en muchas ocasiones, y por eso ahí voy, poco a poco.

Estoy cansada, es un hecho, llevo ya una buena tirada, y no he terminado el tratamiento todavía, pero el verano aunque sea con mascarilla, me va a venir estupendamente, ya ¡libre de medicación por fin!

Ahora sólo pienso en estas semanas que quedan de “sprint final”, los baños que me voy a dar en casa de mi madre, y en salir de Madrid cuando podamos.

El mes de Septiembre ya llegará…

¡Felicidades a todos los Supervivientes y ánimo para todos/as!

Puedes escribirme a susana.sanchez@workandlife.com o escribir a través del blog www.cancerworkandlife.com

Entradas relacionadas

Cáncer y Trabajo: Bajas laborales de larga duración en Pandemia

Cáncer y Trabajo: Bajas laborales de larga duración en Pandemia

Se acaba el año 2021, desapegarse para abrazar lo nuevo

Se acaba el año 2021, desapegarse para abrazar lo nuevo

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

MASTECTOMIA, EQUILIBRIO Y FEMINIDAD

5 Competencias TOP tras el cáncer

10 Comments

  1. Mensaje increíblemente Inspirador , esperanzador. Yo , como superviviente de un Candice de mamá que cambio muchos aspectos de mi vida , sobre todo el familiar , agradezco tener un espacio donde me sienta totalmente identificada. GRACIAS SUSANA.
    Contando los minutos hasta tus próximas publicaciones !!!

    • Gracias Marta. Eres la primera persona que comenta aquí. Inaguras el espacio este espacio de retro alimentación y feedback!
      Empezamos poco a poco, sin prisa pero sin pausa.
      Espero tu faceta personal familiar esté bien.
      Todo evoluciona y algo así transforma tanto por dentro como por fuera, y con consecuencias en nuestro entorno pero que pueden ser al final el todo…. positivos.
      Un abrazo

  2. Hola Susana!!, me ha encantado leerte, has sido tan interesante y explicita en varias ocasiones que se hace muy atractivo el leerte,creo no te has dejado en el tintero nada y a las que no tenemos cancer….. nos hace reolantearnos muuuuchaaas cosas.
    Mi frase favorita ha sido: Hay vida mas alla de lo aprendido!!, y otras tantas!
    Un gran abrazo y gracias por hacernos parar,reflexionar,entender….

    • Muchas gracias Paola.
      Me encanta que digas que no me he dejado nada en el tintero porque al escribir siempre piensas si te has dejado algo.
      Esto es todo reto para mi.
      Gracias por estar ahi.
      Un abrazo

  3. Me parece un espacio muy interesante, tu experiencia te ha hecho fuerte y te has emparedado como una triunfadora que eres, contagias ánimo y ganas de vivir. Mil gracias por compartir tus vivencias y aportar mensajes de esperanza. Eres un ejemplo de resiliencia. GRACIAS SUSANA.

  4. Susana, eres un ejemplo a seguir de valentía fuerza y sobretodo ganas de comerte el mundo! Tuve la oportunidad de conocerte en el ámbito escolar y la verdad es que fuiste una magnífica profesora! Gracias de verdad por ser como eres y por demostrar al mundo la fuerza que tienes! Gracias

    • Muchas gracias Laura. Me han emocionado tus palabras.
      Parte de la fortaleza, nos la da la naturaleza humana y cada vez estoy más convencida que nos la da Dios si confiamos en el. Quién no crea en Dios pues el universo, en una fuerza más allá de lo que podemos entender de forma raxional. También las ganas de salir adelante, vivir, aprender, dejar una huella en el.mundo, disfrutar de la vida, etc.

      Me alegra mucho que como profesora te haya servido, me lo llevo conmigo, no lo dudes, con cada una o uno al que haya podido servir y de ser ejemplo de algo bueno.

      Un abrazo enorme!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.